Intel está relajando su política de contratación mientras busca más talento

Hace unos siete años, Intel inició un doloroso proceso de despidos masivos. Durante el proceso, que comenzó en 2015 y se prolongó hasta 2016, se despidió a 13.000 empleados. Brian Krzanich era director ejecutivo en ese momento y, además de ser fundamental en esta estrategia de despidos, respaldó una controvertida política de no volver a contratar. Esa política se ha revertido silenciosamente, informa The Oregonian.

La fuente dice que Intel está en una crisis de personal y que la política de no volver a contratar no ha ayudado. El fabricante de chips actualmente necesita miles de empleados en los Estados Unidos, con ambiciosos planes de expansión aún en marcha, lo que impulsará aún más la demanda de personal calificado y experimentado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir