Los motores de combustión tienen los días contados

Los motores de combustión tienen los días contados, y si bien aún no se han establecido líneas de tiempo precisas en muchas geografías, los múltiples movimientos para limitar su movilidad dejan bastante claro que, más o menos, su final ya ha comenzado a escribirse. Y, al menos a primera vista, parece una decisión bastante positiva que, sin embargo, en si no es suficiente para mitigar el impacto del motor en el medio ambiente.

The Associated Press informa hoy sobre el acuerdo alcanzado en el Parlamento Europeo, que propone prohibir la venta de coches nuevos con motor de combustión a partir de 2035. Una medida que ha sido acogida con gran alegría por los grupos ecologistas, pero que, como era de esperar, ya ha encontrado cierta resistencia por parte del sector de la automoción, que considera que los planes estatales y de despliegue de infraestructuras no se han tenido en cuenta a la hora de tomar esta decisión.

Aunque esta iniciativa del Parlamento Europeo es importante, no significa que la decisión esté tomada y que sea irreversible. Aún debe ser aprobado por los estados que conforman la Unión Europea. Esto, por supuesto, puede dar lugar a importantes desacuerdos entre quienes ya han hecho avances sustanciales en la adopción del coche eléctrico, y uno como Alemania, cuya industria automovilística podría sufrir si finalmente se impone el veto a la venta de motores de combustión a partir de 2035. Es más, uno puede imaginar que el lobby ya habrá comenzado a trabajar para posponer la fecha.

El principal problema de la industria del automóvil en Europa es que tardó demasiado en empezar a trabajar en la motorización eléctrica, y ni que decir tiene si hablamos de motores de hidrógeno. Todavía tienen 13 años para completar este curso, pero está claro que es extremadamente largo y complejo. Los motores de combustión han sido clave en esta industria durante décadas, por lo que no tendrán más remedio que reinventarse.

Europa fija una fecha para el fin de los motores de combustión: 2035

¿Es suficiente la eliminación de los motores de combustión?

Esta es en realidad la gran pregunta que debemos hacernos. Es cierto que el salto a las energías limpias es una obligación moral para las generaciones futuras, y cualquier avance en esta dirección debe ser bienvenido. El problema, sin embargo, es que la transición de los motores de combustión a los coches eléctricos no se traduce necesariamente en consumo de energía limpia.

Hace un tiempo se viralizó una fotografía en la que se podía ver un coche eléctrico conectado a un generador eléctrico diésel. Un generador que consume energía para funcionar, energía para cargar las baterías de este automóvil y más energía que se pierde en el proceso. Este vehículo, en estas condiciones, era más contaminante que un coche convencional. Y si buena parte de la demanda energética que hoy se cubre con combustibles fósiles, la de los motores de combustión, se pasa a la electricidad sin que aumenten las fuentes de energía limpia... el efecto podría ser perjudicial.

No me malinterpreten, no estoy en contra de poner fecha de caducidad a los motores de combustión, el problema es que la alternativa eléctrica todavía tiene que hacer bastantes pasos en múltiples direcciones, y que la que, en muchos aspectos, será la verdadera revolución, el hidrógeno, necesitará aún al menos dos décadas para alcanzar el nivel de madurez necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir