Windows 11 se estanca en cuota de mercado

AdDuplex compartió en su informe de marzo los resultados que obtuvo Windows 11 en cuota de mercado frente a Windows 10, y lo cierto es que los números no son positivos porque confirman un claro estancamiento de dicho sistema operativo. En el gráfico adjunto podemos ver que Windows 10 mantiene un liderazgo muy claro, y es evidente que esta realidad no va a cambiar ni a corto ni a medio plazo.

Si echamos un vistazo al gráfico adjunto, nos daremos cuenta de que Windows 10 21H2, la versión más reciente de dicho sistema operativo, tiene una cuota de mercado del 28,5%, cifra que supera notablemente el 19,4% registrado por Windows 11. Por su Por su parte, Windows 10 21H1, una versión inmediatamente anterior a la 21H2, conserva una cuota del 26,5%. En conjunto, ambos suman un 55% de participación.

Algunas versiones anteriores de Windows 10 todavía tienen una gran base de usuarios. Por ejemplo Windows 10 20H2 reúne una cuota de mercado del 10,8%, mientras que Windows 10 2004 recoge el 8,1%. Las versiones anteriores ya tienen porcentajes más bajos, pero suman un porcentaje bastante alto si los valoramos en su conjunto. Por su parte, la versión para Insiders de Windows 11 tiene una cuota del 0,6%, un dato anecdótico que es más curiosidad que otra cosa.

Haciendo una comparación general, aproximadamente el 80% de todas las computadoras que participaron en este estudio ejecutaban Windows 10 y el resto Windows 11. Esa es una gran diferencia, aunque debemos tener en cuenta que Windows 11 llegó hace relativamente poco tiempo, por lo que ttodavía tiene un largo camino por recorrer.

Windows 11 se ha estancado Su cuota de mercado ha dejado de crecer

¿Por qué se ha estancado la adopción de Windows 11?

Esta es la pregunta más interesante que deberíamos hacernos después de ver estos números. Personalmente creo que la clave está en dos aspectos fundamentales: Los altos requisitos de Windows 11 y la falta de características que marcan una gran diferencia en comparación con Windows 10.

Sobre el primer punto, los que nos leáis habitualmente ya sabéis que Windows 11 marcó un punto de inflexión debido a sus altos requerimientos de material. Windows 10 funciona bien incluso en una computadora de gama baja que consiste en un procesador Core i3 Gen 2 y acompañado de 4 GB de RAM, mientras que Windows 11 no es compatible con dicho procesador (requiere al menos una CPU Coffee Lake o Zen+) y solo mueve muy bueno desde 8 gb de ram. También requiere un chip TPM 2.0 o una solución equivalente (Intel PTT o AMD fTPM).

En cuanto al segundo punto, he probado a fondo Windows 11 en un portátil de nueva generación, basado en un procesador Intel Core i7-11370H, 16 GB de RAM, tarjeta gráfica GeForce RTX 3060 Mobile y con una unidad SSD PCIE, y la verdad es que No pude encontrar nada que me animara a actualizar de Windows 10 a Windows 11 en mi computadora principal. No descarto hacerlo más tarde, pero ahora mismo no tengo ninguna razón porque Windows 11 no ofrece características únicas que realmente marquen una gran diferencia con respecto a Windows 10.

Con la confirmación de que DirectStorage llegará a Windows 10, me queda más claro que este sistema operativo permanecerá en mi pc principal por un tiempo. Y tú, ¿ya migraste a Windows 11 o sigues en Windows 10?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir